torestrella.JPG

PROYECTO HUMANIDAD

Un proyecto que comenzó hace 25.000 años, cuando un conflicto nuclear acabó con La Atlántida y La Lemuria, las dos civilizaciones más avanzadas del planeta, justo cuando La Tierra, debía dar un paso adelante, un salto en su nivel evolutivo.

Fue entonces cuando en las altas esferas celestes se decidió dar una segunda oportunidad al planeta, por lo que La Tierra abandonó su línea temporal y entró en un bucle que iba a durar precisamente esos 25.000 años.

Un bucle que finalizaría el 21 de diciembre de 2012, fecha en que retomaría de nuevo su trayectoria temporal, esta vez ya lista para su destino; Un mundo armónico, habitado por una sociedad armónica.

Pero para que esto sucediera, se precisó la colaboración de un colectivo de espíritus que se comprometieron, encarnación tras encarnación, a trabajar en el ascenso hacia la luz de Gaia, provocando y propiciando la evolución con su ejemplo, su creatividad, su ética y su palabra.

Fueron 144.000 almas procedentes de Las Pléyades. Alfa Centauro, Orión, Sirio y otos puntos de la galaxia. que fueron dejando su impronta evolutiva en Egipto, Tíbet, India, Centroamérica o Asia Menor.

También apoyaron la misión de los grandes avatares, como Krishna, Buda o Jesús. Además decidieron no recordar su origen en este ciclo de reencarnaciones, para desarrollar adecuadamente su tarea, hasta que los dos tiempos de La Tierra, línea y bucle,  se unificaran, cosa que ocurrió el pasado 21 de diciembre de 2.012.

Ahora esos 144.000 espíritus recuerdan a qué han venido a este planeta, recuerdan su trabajo para ayudar a ascender hacia la luz a sus hermanos terrestres. De ahí la proliferación de mensajes positivos en las redes.

Porque los tiempos ya han llegado, La Tierra se prepara para su auténtico destino. Es el momento de olvidar el hambre, la guerra, la codicia y caminar hacia la paz, la armonía, el amor. Pasar de la oscuridad a la luz.

Somos seres de luz, portadores de la chispa divina, células cósmicas de un maravilloso universo que nos han ocultado durante miles de años y que nos está esperando con los brazos abiertos.

Así la Confederación de Mundos Evolucionados de la Galaxia, aguarda ilusionada nuestra incorporación a ella.

La Nueva Tierra, Gaia, va a ser una realidad, tan sólo tienes que desearlo en tu corazón y unirte a esa emergente masa crítica. Nos espera un un bello mundo de armonía, ecología y tecnología, ayudados por civilizaciones de otros planetas que ya han dado ese salto de vibración.